Inicio » Nurunji » La partida de mi mejor amigo: el gatito Nurunji

La partida de mi mejor amigo: el gatito Nurunji

Astrid Altamirano

Un día soleado, regresando de la Universidad, me encontré un gato más pequeño que la palma de mi mano, estaba maullando muy fuerte en el medio de la calle empedrada. Al principio no sabía que había tenido la suerte de encontrarme a mi compañero de estudios; él estuvo al lado mío por 15 años, hasta que un día tuvo que partir.

NurunjiÉl falleció el 17 de junio del 2018 a las 6 de la tarde en Río de Janeiro (Brasil), en una clínica veterinaria, recibiendo oxígeno. Los veterinarios hicieron todo lo posible, no obstante no lograron salvarle la vida, mi buen amigo estaba muy viejito.

Luego, en medio de la tristeza busqué respuestas a la muerte y fue así que conocí a un padre de Santo (religión de Umbanda) muy sabio que me dijo que el gato en realidad no era mío, era de Dios y lo que Él da, solo Él puede quitar; pero cuando Dios te quita algo es para darte algo mejor. También me dijo que su espíritu felino vino a despedirse de mí, eso sí lo sentí. Cuando le pregunté al padre de Santo si su espíritu me estaba acompañando, me respondió que no, que él ya se había ido a una de las tantas moradas de Dios.

08-09-2018