Inicio » General

Gipsy, una amiga para Gsutu

Belkys. Venezuela

Después de adoptar a mi primer gatito (Gsutu) hace aproximadamente medio año, comprendí que necesitaba un/a compañerito/a para jugar y no estar tan solo, así que tras mucho pensarlo decidí acudir a APROA (Asociación Pro-Defensa de los Animales).

Leer todo · 20-04-2012

Mi Shandell de Popoiash

Daiana. Buenos Aires

Nunca había tenido mascotas, solo un perro cuando chica, pero lo cuidaba mi madre. El domingo 13 de diciembre de 2009, un día calurosísimo en Buenos Aires, previo a las fiestas navideñas, habíamos salido con mi novio Adrián a comprar algo para almorzar y en el silencio del día domingo nos llamó la atención el maullido estridente de un gatito.

Leer todo · 04-03-2012

Mi Ruliña

Anuska

¡Hola! Soy Anuska, de Galicia, y esta es mi historia. Buscando, buscando un gato recorrí protectoras de mi entorno y de fuera de él. Un día, por casualidad, hablo con una vecina de mi pueblo y me dice que un amigo de ella tiene gatitos pequeños y que cuando los destete puede traerme uno. El gato no llegaba; pasaron meses pero no aparecia...

Leer todo · 04-03-2012

Triste historia con final feliz

Gemma

A mi ahora gata Nini la abandonaron muy pequeña –apenas tendría un mes–, y junto a ella a su hermanito. No es una gata de raza, es una romana a rayas como tantos gatos que se ven por las calles. No sé por cuánto tiempo vagaron solos y hambrientos, una semana quizás; el caso es que cuando los encontró mi padre no pudo evitar sentir una pena inmensa por ellos, ya eran pura piel y hueso con una cabeza enorme.

Leer todo · 04-03-2012

El gato más afortunado del mundo

Belkys. Venezuela

Una noche (estaba lloviendo) salí de visitar a mi suegra cuando, en la planta baja del edificio, escuché a un gatito llorando. Era chiquitico, de aproximadamente tres semanas de vida. Me lo llevé a mi casa y lo adopté.

Leer todo · 11-11-2011

Mis cuatro tesoros

Mayte Tapia

Mis cuatro tesoros llegaron en una soleada mañana de sábado del mes de abril, envueltos en un sedoso y mimoso envoltorio negro. Hacía ya semanas que los acariciaba a través del vientre de su madre, cuando ella, agotada por tanta carga, se posaba sobre mis rodillas y me miraba con ojos de hastío, como preguntándome si aquello aún duraría mucho.

Leer todo · 06-11-2011