Inicio » General » Micky y Eugenio, dos hermanos de mundos diferentes

Micky y Eugenio, dos hermanos de mundos diferentes

Consuelo González. Chile

Hace un año aproximado me encontré a un gatito. Se veía triste y solo mientras llamaba a su madre, que refugiaba a sus otros cachorros dos casas después. Tenía cerca de dos meses, hijo de una gata callejera que estaba destinada a tener cachorros hasta que muriera y a la vez a cuidarlos y a pelearse con los perros y otros gatos por salvarse a ella y a sus cachorros.

Micky y EugenioCasi automáticamente lo recogí y lo llevé a mi casa. Le di leche y comida de mi gata, pedí hora a un veterinario y lo dejé en mi patio trasero. Al otro día lo llevé al veterinario, donde me dijeron que era macho, y le dieron antiparásito y una vacuna. Le puse Micky.

Tres meses más tarde mi hermana quiso un gato. En mi familia no sabíamos como se llevarían el nuevo gatito y Micky. Llegó el gran día y Eugenio (como le pusieron al nuevo gatito) llegó a casa. Era un gato de la aristocracia en comparación con Micky: tenía el pelaje suave y largo y los ojos color cobre, e iba al baño solo en caja de arena, mientras que Micky era flacucho, pequeño, con ojos verdes y con una úlcera en el ojo (entonces, porque ahora ya no tiene).

Al comienzo se tenían miedo; luego, poco a poco, comenzaron a jugar y hasta a lamerse. Eugenio siempre le ganaba a Micky en los juegos de peleas, mientras que Micky cazaba la lana antes que Eugenio. Actualmente Micky y Eugenio lloran al separarse, cazan juntos y duermen ambos en un canastito. Ahora Micky le gana a Eugenio en los juegos de peleas.

Definitivamente Micky y Eugenio son de dos mundos distintos, y hasta se nota a veces cuando Eugenio no come las comidas baratas que Micky sí, pero lo importante es que se quieren y que nunca han tenido una pelea.

10-03-2009