Inicio » General » Los mininos de Isuskiza

Los mininos de Isuskiza

Solnubla

¿A que parece un titulo de National Geographic? Isuskiza es la zona donde vivo, una urbanización de casas cerca de Bilbao, y la historia de los mininos empezó hace cuatro años.

Durante una nevada me asomé al balcón de mi cuarto y vi que en uno de los rincones del jardín ¡la nieve se movía! Me acerco y era un canijo medio siamés, blanquito y beige, ¡un autentico amor de gato! Lo intenté coger pero... era un gato de monte, o sea que cada vez que me acercaba, él a correr.

A grandes males, grandes remedios; si no quieres entrar en casa te saco la casa al jardín.

Debajo de la escalera, en una zona protegida y calentita, le preparé una cama y comida y agua (para arenero tiene el resto de jardín), y ¡claro! había que ponerle nombre. Mi marido tomó la decisión: Simba.

Simba vuelve cada día a casa y se hace parte del paisaje. En verano vemos que está gordo, muy gordo, y comprendemos que no era él, sino ella. Y vinieron Simbita y Rubio, dos trastos más que jugaban como locos en el verde. Más camas, más comida...

Un día de octubre del año pasado me despiertan unos maullidos. Una bolita peluda y blanca se queja de que su madre (Simba) no está. Bautismo inmediato: Jeremías (como el de las lamentaciones), persecución por el jardín y comida y calor para el canijo a la espera de que llegue mamá. Y mamá llega con un peluchón negro como boca de lobo: Carbonilla.

Ahora mi jardín tiene menos plantas pero más diversión. En ocasiones están solo unos; otras veces todos: Simba, Simbita, Rubio, Jeremías y Carbonilla; a veces se les suma algún paracaidista que no conozco, pero aquí hay cama, comida y calor para todos los felinillos de Isuskiza.

23-07-2007