Inicio » General » Lion

Lion

Walkyria_Sword

Recuerdo muy bien la primera vez que te vi, hermanito, aunque yo solo tuviera dos años. Eras tan delgadito y pequeñito que entrabas en una caja de zapatos. Recuerdo cómo saliste delicadamente de la caja y diste unos cuantos pasos. Eras tan oscuro, y con unos ojos azules encendidos que me impresionaste como nadie lo ha hecho en mi vida.

Empezamos a vivir juntos, los dos crecimos y nos hicimos grandes. Tú solo vivías para mí, y yo solo vivía para ti. Allí donde estuviera yo, estabas tú, mi pequeño hermano. Cuando enfermabas dejaba todo de lado por cuidarte, incluso me olvidaba de comer solo por estar contigo y que no notaras mi ausencia. Una vez intentaron separarnos, pero no eras feliz y dejaste de comer, hasta poder estar a mi lado.

Cuántas noches nos hemos acurrucado en mi cama, el uno abrazado al otro. Con los años llegó mi pequeña niña, Sky. A ti al principio no te hizo gracia porque era muy revoltosa, pero la cuidaste como un buen gato, y los tres dormíamos entonces en la misma cama.

Pero un día, mi pequeño, caíste gravemente enfermo. Te diagnosticaron un tumor de pulmón, y me puse muy triste. Mi pequeño hermanito, yo sabía que tenías que irte: 22 años son muchos para un gato, pero yo quería ser egoísta y que vivieras otros 22. No podía soportar la idea de que te fueras para siempre y que no volvieras, no quería entender que tenías que irte.

Nadie entendía que sintiera tal adoración por ti. Pero lo que nadie sabía es todo lo que hiciste por mí. Cuando estaba triste y lloraba ahí estabas para darme tu cariño; cuando me ponía enferma ahí estabas conmigo para darme tu apoyo. Me diste tanto sin pedir nada a cambio y era difícil no adorarte. Me enseñaste a ser paciente, a dar todo lo bueno que tenía dentro de mí, a ser una chica cariñosa y desinteresada.

Hoy es el día en que mi niña y yo te echamos de menos. Ella está triste porque sabe que no volverás, y a mí se me rompe el corazón en mil pedazos al saber que no te podré abrazar nunca más. Estés donde estés, sé que me estás viendo, y sabes el dolor que llevo a rastras. Sigo soñando contigo, hermanito, y en mis sueños volvemos a estar juntos y somos felices.

Quiero decirles a todos que cuiden y amen a sus amigos, ya sean gatos, perros, pájaros... Nunca sentirán un amor tan puro, una dedicación tan completa, una amistad tan sincera como la que un animal pueda darles. No les traicionen nunca, y serán recompesados con el cariño más sincero que ellos les puedan dar.

A ti, Kideox, qué decirte que no te haya dicho ya. Gracias por querer a mi hermanito Lion, aunque solo tuviste un año para conocerlo. Gracias por cuidarlo y mimarlo. Gracias por apoyarme cuando él se fue. Gracias por comprender mi dolor y no burlarte de mí. Mi pequeño hermanito y yo te estaremos eternamente agradecidos.

Espérame, hermanito, no tengas miedo, cuando acabemos nuestro viaje por la vida mi niña Sky y yo volveremos a jugar contigo.

Lion. 1984, 21-03-2005

20-04-2006