Inicio » General » La historia de Adi

La historia de Adi

Ane Eguzkilore Eroa. Pamplona, Navarra

Esta historia es triste pero la debo contar para desahogarme. Adi, así es como se llamaba mi precioso gatito de dos meses, llegó a mí el 9 de julio del 2009; me lo regaló una señora con un corazón tan grande que no le cabía en el pecho. En cuanto le vi se me transformó la cara. Qué bonito era, con sus ojos azules y su cara de ángel, porque antes y ahora sigue siendo mi ángel.

AdiFue poco tiempo el que estuvo con nosotros, ya que una infección en el ojo se lo llevó rápidamente; yo pensé que sería una conjuntivitis y le curaba el ojito con suero y manzanilla, pero como era fin de semana no pude llevarlo al veterinario.

El sábado que murió, a las 3 de la mañana, estuvimos a su lado en todo momento. Hasta mi gata y mi perro le lamían porque algo presentían. Parece como que nos estaba esperando para irse, ya que estuvimos fuera todo el día.

Cuando lo vi tan mal a la noche, sin fuerzas, llamé al veterinario de urgencias y me comentó que podía estar incubando un virus a causa de la vacuna, y que le diese agua con azúcar para reanimarlo.

Todo fue en vano. Empezó a agonizar y maullaba, lo cogí en los brazos llorando y diciéndole en la orejita que no se fuese, que se quedase con nosotros. Parece que con su último y triste maullido se despidió agradeciéndonos lo bien que le cuidamos.

Al final lo metimos en una cajita, lo enterramos en mi jardín y me despedí de él. Agur, Adi, le dije; estés donde estés siempre te llevaremos en nuestro corazón.

PD. Adi es un monte precioso de Navarra, por eso le pusimos ese nombre a nuestro ángel, que parece que vino por una misión, la de unir a mi gata con mi perro, que se llevaban fatal. Cuando llegó todo cambió radicalmente; ahora ellos se llevan mucho mejor. Por eso digo y diré que Adi es un pequeño ángel sin alas pero con unos bigotes enormes.

Agur, Adi, mi ángel. Buen camino, chiquitín.

29-11-2009